Compota de calabaza




Ya os habréis dado cuenta de que me encanta la calabaza. Por fortuna, la podemos encontrar todo el año y así disfrutar de las innumerables recetas que se pueden hacer con ella.
Lo que os dejo hoy es una receta típica de aprovechamiento. Os cuento. Quería hacer un flan de queso y calabaza, así que me dispuse a asar la calabaza. Una vez la tuve asada, se me complico el día y no pude hacer el flan. Total, lo hago mañana, pensé. Al día siguiente, se me vuelve a complicar la cosa y tampoco lo hago. Al final, se me complicó la semana y decidí congelarla.
Al cabo de dos semanas, la descongelo, pensando hacer la receta, pero, ¿adivináis? se vuelve a complicar y no consigo hacerla.
Tengo dos opciones, ponerme a preparar una receta a la una de la madrugada o la pongo a cocer con azúcar y así la conservo hasta que pueda hacer algo con ella. Elijo la segunda opción.
¡No os imagináis el juego que me ha dado! He hecho varias cosillas, aparte de comérnosla con pan y mantequilla. Ya os contaré. Pero ahora os pongo la receta (que no es ni receta de lo fácil que es).



Ingredientes.
Calabaza  asada (solo la pulpa)
azúcar común (el mismo peso de calabaza que de azúcar).
agua mineral
1 cucharada de zumo de limón
ralladura de limón (si os gusta)

Poner la calabaza asada junto con el azúcar en un cazo, 100 ml de agua (depende de la cantidad de calabaza, yo hice 575 g) y el limón. Cocer a fuego suave hasta que se obtiene una crema espesa.
Al principio no hay que darle muchas vueltas pero cuando se queda sin agua hay que empezar a dar vueltas para que no se pegue al fondo.



2 comentarios:

  1. ¡Hola Susi!me han encantado las fotos ,¡enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa, qué color, qué textura, una receta perfecta!!
    Un beso

    ResponderEliminar

Leo todos vuestros comentarios con muchísima atención,
espero vuestras opiniones y sugerencias.
Susana

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...